Marcha Acuática

La marcha acuática consiste en caminar dentro del agua del litoral costero, parcialmente sumergido, con el nivel del agua en una franja comprendida entre el ombligo y las axilas.

Se marcha en fila con una separación de un metro entre cada participante.

El impulso se consigue combinando la fuerza del tren inferior y del tren superior que se refuerza con el uso de una pala/remo o unas manoplas.

Se práctica en playas de arena, sin corrientes ni desniveles importantes en una franja litoral de hasta 300 metros de separación de la costa.

EQUIPACIÓN
Escarpines, unas manoplas para aumentar el impulso y el trabajo del tren superior y/o bastones/palas de remo para mejorar la estabilidad del movimiento, fortalecer la espalda, los antebrazos, los bíceps, los dorsales… y trajes de neopreno en las estaciones de otoño e invierno.

BENEFICIOS
Es un entrenamiento de musculación cardiovascular de bajo impacto sin traumatismos articulares que mejora el equilibrio y la resistencia.
Consumo de hasta 600 calorías /hora.

Aumenta el trabajo cardiovascular: La presión del agua activa la circulación sanguínea y linfática, ayudando a eliminar toxinas y mejorando la circulación venosa periférica y el retorno venoso.
Dermatológicas: La sal elimina células muertas y previene la aparición de celulitis.